Posted by on Mar 24, 2017 in Inspirador, Vida Florula | 0 comments

 

Nunca he sido muy fan del “turisteo”. Si bien es cierto que que hay sitios imperdibles en cada lugar, me he dado cuenta que disfruto más los planes sencillitos, sin colas eternas de gente. Me gusta descubrir esos rinconcitos secretos que esconden comidas deliciosas, paisajes inesperados o arquitecturas interesantes que me dan toda una nueva experiencia viajera, además de ser muuy conveniente cuando tu presupuesto es más bien limitado.

Así que estos días en Los Angeles, con ayuda de mi mejor amiga, hice un itinerario para conocer la ciudad, disfrutarla y aprovecharla al máximo. Al final todo salió tan inesperadamente bonito, que tenía que compartirles esta guía Florulena por si planean ir pronto por allá y les laten los paseos más simples y tranquilos (ñoños) como a mi <3

 

Griffith Observatory

Este lugar es un must. El edificio de por sí es chulísimo y el museo vale mucho la pena; abarca temas de astronomía, geografía, fenómenos naturales y meteorológicos explicados de una manera muy didáctica y lo mejor es que es ¡totalmente gratis!

 

Los senderos del Griffith Park

Las panorámicas de la ciudad desde este punto son impresionantes y está rodeado por montañas con senderos para hacer hicking con vistas aún más espectaculares. Desde aquí ya puedes ver el letrero de Hollywood, pero si quieres una foto más de cerca y traes auto, Lake Hollywood Park es el mejor lugar.

Lake Hollywood Park

 

Melrose Ave

Es una Avenida que vale la pena visitar por sus tienditas de ropa que van desde lo vintage a lo estravagante. En la caminata seguro te sorprenderán sus murales o algun cafesito coqueto.

Si te animas a seguir caminando, cerca de ahí a unas cuantas cuadras está The Grove que es una plaza muy bonita al aire libre con montón de tiendas chulas  (Antropologie entre ellas <3) por si lo tuyo es el shopping más intenso. Ya estando ahí, tienes que parar a comer en Farmers Market, un mercado de comida con mucho encanto en el que también encuentras fruta, pan y dulces a granel. Pero para la hora del postre, vale la pena caminar a Beverly blvd. y probar el delicioso helado de Red velvet de MILK, o una de sus increíbles malteadas, galletas o ¡pasteles!

 

Downtown

Edificio Bradbury

 

El centro de la ciudad es realmente graaaande. Al igual que el de la CDMX, se divide en zonas o distritos y las cuadras son muy largas así que solo elegí algunos puntos:

 

Arts District

Es una zona muy cool en donde puedes encontrar paredes con pintas, cafesitos y estudios de artistas. Para comer, un sitio delicioso y muy bonito es Urth Caffe, es vegetariano y sus ensaladas son buenísimas. Para compritas chulas, visita Poketo, que seguro algo se te pegará.

 

 

The Broad

Sin duda de los mejores museos de Arte Contemporáneo. No es muy grande pero vale la pena y también es ¡gratis! Solo asegúrate de reservar antes para no hacer una fila eterna.

 

 

 

The last bookstore

Es una librería de lo máaaas bonita y encuentras practicamente de todo. El piso de arriba es una chulada con laberinto de libros, tienditas y galerías. Y la sección de libros “raros” no se te puede pasar.

Si te da la hora de la comida, cerca puedes encontrar el Grand Central Market con muchísimas y deliciosas opciones para comer y una onda de Mercadito mexicano versión cool.

 

 

 

China Town

Un poquito alejado del centro se encuentra el barrio chino. El paisaje cambia completamente para dar lugar a negocios pequeños como fruterías y tienditas orientales. Si sigues caminando, te toparás con un pequeño conjunto de pagodas de colores pastel que rompen con el paisaje angelino y vale la pena fotografiar.

 

Laguna Beach

Hay montón de playas cerca de Los Angeles, así que en este caso hay que elegir depende lo que se antoje. Laguna está aproximadamente a una hora y cuarto de la ciudad y alrededor de la playa hay muchos negocios y restaurantes, lo que la hace muy paseable. Eso sí, el agua del mar es he-la-da y el clima no se le acerca al de las playas mexicanas, pero tiene toda la onda de playa americana, con torres de salvavidas, faros y gente jugando volley.

 

Santa Mónica

Sin duda mi favorito de todo el viaje. Tiene metros y metros de playa, un muelle con un parque de diversiones y una pista para patinar que me recordó lo mucho que me gustaba hacerlo. La pista que también es de bici, llega hasta Venice Beach con un ambiente más exótico y fiestero, si llegas hasta allá no olvides buscar la zona de “casas flotantes” un sitio muy tranquilo con canales en lugar de calles. De vuelta a Santa Mónica también encuentras andadores con muchos restaurantes y tiendas. Para el postre, busca el Café Crêpe y pide una crepa de Nutella con Banana, de nada.

 

Echo Park

Un sitio perfecto para hacer un picnic. Cerca de ahí está la zona de Silver Lake, con sus casitas chulas y donde puedes caminar por Sunset Blvd. una calle con cafesitos y tiendas.

 

Hollywood

Parada obligada para caminar por el Paseo de la Fama, el Teatro Chino y ver alguna película en El Capitán,  que es un teatro antiguo comprado por Disney que ahora proyecta ahí todas sus películas con un pequeño show previo a la función. Yo tuve la suerte de ver Bella y Bestia en una función especial y ¡fue una pasada! El sonido, la decoración del teatro y una exposición con vestuarios y props de la película fueron una gran experiencia.

 

 

The Getty

Es un museo para mi gusto, imperdible. Además de su colección de artes decorativas, pinturas y esculturas, sus jardines son impresionantes y la panorámica de la ciudad es espectacular. Y otra vez, la entrada es gratuita. Eso sí, el estacionamiento cuesta 15 dls. así que no se confíen…

 

Por si todo esto fuera poco, les dejo una sección extra de recomendaciones.

Para desayuno o brunch: Olive & Thyme. El pan es delicioso y tienen una leche de vainilla buenísima.

Comida o cena: Kabuki. ¡El Vegas Roll es riquísimo!

Para hamburguesas: Umami. La carne se deshace en la boca <3

Y ¡Postres!: Todavia sueño con el Butter Cake de California Pizza Kitchen y los helados veganos de Yoga-urt

Olive & Thyme

 

Umami Burger

 

*Y como súper pilón, dense una vuelta por el Craft & Folks Art Museum, es pequeñito pero el edificio es muy bonito y vale la pena echarle ojo a sus exposiciones temporales. La tienda es una gozada <3*

 

 

 

Y esto es solo una parte de esta enooorme ciudad. Me quedo enamorada y con ganas de volver pronto para la Guía Floruleana Parte II. Si van de paseo, no dejen de comentarme y compartirme sus sitios secretos Lalalandescos… <3